Busco formas de conexión entre los mundos

Me concentré en la administración de la FEC y la dirección de las actividades orientadas hacia el bienestar de las comunidades croatas en todo el mundo. Creo que estamos en buen camino, listos para enfrentar las nuevas tendencias – el desarrollo de la identidad cultural y la protección de la lengua materna.

A veces las razones para emigrar eran políticas o económicas. Sin embargo, pareciera que en la actualidad no hay reglas. Todo es diferente, solo la nostalgia es la misma. Ya no hay determinados grupos etarios, profesiones, status laboral o malos momentos para partir a un „futuro mejor“.

Todos parten, enseguida, a todas partes. No hace mucho, nos extrañábamos de que los jóvenes, masivamente, dejaran la patria. Luego veíamos con incredulidad como se llevaban a sus familias y amigos. Después llegó el turno a sus padres, y a gente que tiene trabajo en Croacia. ¡Es difícil imaginar las cifras reales!

Pareciera que ya nada nos puede sorprender, porque la botella de „verdad o consecuencia“ ha girado hacia aquellos que les han quedado algunos años hasta jubilarse.

Sobre este y muchos otros temas hablamos con Mirjana Piskulić, directora interina de la Fundación para la Emigración Croata – una institución de 66 años que, desde la patria, acompañó a muchos connacionales.

A fines de 2016, fue nombrada directora interina. En aquel entonces nos dijo que se enfrentaba a muchos desafíos. ¿En qué pensaba exactamente y cuál es la situación actual en la institución?
Asumir el mando de una institución que cuenta con una tradición tan enraizada y una historia tan enriquecida es un desafío que no tiene competencia.
Me concentré en la administración de la FEC y la dirección de las actividades orientadas hacia el bienestar de las comunidades croatas en todo el mundo. Creo que estamos en buen camino, listos para enfrentar las nuevas tendencias – el desarrollo de la identidad cultural y la protección de la lengua materna. En sinergia con la Oficina central gubernamental para los croatas fuera de la República de Croacia, deseamos reforzar la presencia de la cultura croata en la emigración en general. Ese es nuestro ferviente desafío.

Nació en la República Sudafricana, por lo tanto usted es hija de emigrantes. ¿De qué manera le ayuda este hecho al estar al frente de una institución tan importante?
Me ayuda en gran medida, no solo al dirigir la Fundación para la Emigración Croata, sino en el trabajo que he hecho durante años con los emigrantes, en la diplomacia… Tengo recuerdos de mi infancia en dos sistemas políticos diametralmente opuestos. Entiendo a aquellos que están diseminados por el mundo con sus familias, y cuyo corazón tira hacia la patria. Entiendo también a sus hijos, que viven una cultura heredada en un nuevo medio. Esta experiencia me motiva a buscar, desde mi trabajo, la planificación y la visión, mejores formas de conectar los mundos. La experiencia de una doble pertenencia, enriquece.

Comenzó su carrera diplomática en 2005 como primera secretaria de la Embajada de la República de Croacia en Canberra. Desde 2008 hasta 2013 fue cónsul general en Sydney. Hace tres años volvió a la Fundación para la Emigración Croata y se hizo cargo de la Sección de Información al Emigrante. ¿Cómo fue su experiencia trabajando con la emigración mientras era „una de ellos“, y cómo lo es hoy, desde la patria?
Cuando estás entre los emigrantes, especialmente con aquellos que se fueron lejos de su patria, te integras en sus vidas, sus familias, sus éxitos y fracasos – participas de la vida de la comunidad. Te reúnes también con aquellos que no van a los clubes croatas o a la iglesia, pero les importa su origen. Los diplomáticos croatas tienen una obligación de responsabilidad y honor – ser el nexo permanente entre la emigración y la patria. Nuestra gente es, frecuentemente, mediadora exitosa en actividades económicas y empresariales. Los croatas en todo el mundo cuentan con un nuevo rol integrador, tanto social como cultural, en todos los niveles, además del rol hasta hora dominante de los principales partícipes en el mercado laboral.

¿Quieren los emigrantes croatas seguir invirtiendo en su patria? ¿Cuáles son sus experiencias respecto de esta cuestión?
Cuando vemos todos los éxitos en los negocios que obtuvieron nuestros emigrantes en las diferentes economías mundiales, hay que pensar por qué no pudieron hacer lo mismo en su patria.

¿Por qué?
Hay muchas razones – especialmente el clima empresarial en Croacia. Me animaría a decir que, cuando pensamos en el emigrante, generalmente pensamos que sus potenciales no están suficientemente aprovechados, pensando solamente en el dinero. Hace algunos años se puso en marcha el Meeting G2, que lidera un grupo de croatas retornados de la segunda generación, y cuyo objetivo es relacionar a la comunidad empresarial y trabajar en pro del aumento de las inversiones de la diáspora en la patria. De las dos conferencias realizadas hasta el momento, participó un gran número de interesados del exterior. Significa que el interés existe, y no deberíamos perder esas oportunidades.

Frecuentemente usted menciona que existe además otro tipo de inversiones de la emigración, sobre las que no se sabe mucho.
Así es. Por ejemplo, los aportes del capital humano y los conocimientos de científicos destacados a nivel mundial, de origen croata, que apoyan proyectos científicos en la patria de forma desinteresada y, por otro lado, abren las puertas de los laboratorios más prestigiosos a nivel mundial a nuestros mejores especialistas. La tercera generación de emigrantes croatas ve en la patria su futuro y una oportunidad de éxito. La cuestión de la relación hacia la emigración croata se ha vuelto uno de los campos respecto de los que hay consenso en la patria, sin importar la opción política.

Usted es asesora y una de las responsables de haber puesto en marcha el portal emigrante „Moja Hrvatska“ del diario Večernji list, que cuenta con resultados increíbles. Algunas de sus historias tuvieron eco en todo el mundo donde a diario lucha el pueblo croata. ¿Qué es lo que recorrió ese pueblo?
Para mí, la emigración croata representa parte de nuestra historia y de nuestro presente, un mundo mágico tejido de historias lindas y difíciles, con logros asombrosos por parte de individuos que dejaron huella en la patria a través de sus descubrimientos, pero también con historias conmovedoras de la gente común, que tuvo que irse del país por cuestiones existenciales, para poder brindar una vida decente a sus familias. El portal del Večernji list abrió las puertas de ese mundo mágico a muchos lectores. Me gusta escribir porque mi granito de arena ayuda a construirlo. También fue buena la idea de publicar artículos de los números de archivo de la revista Matica, que pensábamos para siempre olvidados. Hasta ahora, los 135 artículos tuvieron más de 900 visitas.

¿Cuál es su opinión respecto de la propuesta de la presidente Kolinda Grabar-Kitarović de que el 22 de julio de 2017 se reúna con representantes de la emigración croata y de las minorías?
Según lo anunciado desde su Oficina, la presidente quiere, a través de esta reunión, hacer un homenaje al rol importante que la Croacia emigrada tuvo en el desarrollo de la patria, y agradecer a todas nuestras comunidades en todo el mundo por el constante apoyo y la ayuda. Es interesante que la presidente tome con seriedad el rol de la unidad croata contemporánea a nivel mundial y nacional, necesario  para el desarrollo madura de nuestra sociedad y nuestra economía. Ese día, también se llevará a cabo la clausura de los Juegos Mundiales Croatas de este año, de los que participarán más de mil jóvenes de todo el mundo. Zagreb será anfitrión de numerosos emigrantes. Con su partida, nuevamente perderemos las pequeñas partes del rompecabezas sin las que la imagen de Croacia no está completa.

¿Hace suficiente el gobierno de la República de Croacia en el plano de la conexión de la patria con la emigración? ¿Qué piensa sobre la creación de un ministerio que se dedicaría a ellos? ¿Esto sería un punto clave, como muchos dicen, para un boom económico de Croacia?
Lamentablemente, en nuestra nación, tanto en el país como fuera de él, se instaló una mentalidad de crítica y negatividad, degradando todo lo postivo y lo logrado, incluyendo lo que se hace en beneficio de los emigrantes. Por ejemplo, en estos tiempos de crisis, el gobierno, a través de la Oficina central gubernamental para los croatas fuera de la República de Croacia hizo entrega de 500 becas para este año a miembros de la nación croata que viven fuera de la patria. Los especialistas dicen que, para un boom económico, hay que crear las condiciones necesarias, modificar las legislaciones demasiado estrictas y reducir los aportes. Desde un nivel más alto puede hacerse más,pero la decisión es para aquellos que dan respuestas a nivel político. Lo más importante es que la Oficina gubernamental central para los croatas fuera de la República de Croacia y la Fundación para la Emigración Croata cuentan con el apoyo del gobierno para un trabajo que abarca un gran y diverso campo de acción. (Večernji.hr)

Texto: Ivan Ril; Foto: Davor Višnjić

suscripcion es


La Revista Matica

 

Anuario para la Emigración

 

Información de contacto

  • FUNDACIÓN PARA LA EMIGRACIÓN CROATA
  • Trg Stjepana Radića 3
  • 10000 Zagreb, Croatia
  • Tel: +385 1 611 51 16
  • Fax: +385 1 611 15 22
  • E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.